Google+

Cuando criticar es un arte

2

21 diciembre, 2012 por Frank

¡Apesta!

¡Apesta!

Por ahí leí una vez que “Las opiniones son como los sobacos — todos los tenemos y algunos apestan”. Esta máxima pareciera que cobra mayor sentido cuando se trata de dar opiniones sobre cine.

Según la ‘omnisapiente’ Real Academia de la Lengua Española, criticar es “Juzgar de las cosas, fundándose en los principios de la ciencia o en las reglas del arte.”, así entre comillas y en cursiva no vaya a ser que me demanden por plagio o infracción de derechos de autor, que está muy de moda ultimamente. En el mismo sentido, los auto proclamados críticos de cine se dedican a verter sus mejores tintas (que ahora suelen ser electrónicas) cuando quieren ofrecer sus más profundas cavilaciones sobre una película en particular.

¿Qué hace que tanta gente le preste atención a lo que otra persona tenga que decir sobre una película? Está en la naturaleza humana buscar aprobación de los semejantes, formar parte de un círculo que comparta nuestras apreciaciones sobre lo que vemos o experimentamos. Algunos lo hacen de manera elocuente, otros simplemente hacen gala de su mejor verborrea para que su testimonio escrito suene más elocuente. Muchos estudian artes fílmicas, otros simplemente se hartan de ver muchas películas (y de plagiar leer otras críticas) para así escribir algo coherente sobre ellas. Bien sea por trabajo o por placer, mucha gente se dedica más o menos a hacer lo mismo: aconsejar o desaconsejar el visionado de una película.

En lo que a mi respecta, paso casi por completo de las críticas de cine, quizás porque en la mayoría de los casos estoy en desacuerdo, también paso un poco de la recaudación en taquilla que haga un película. Aunque en muchas cosas que hago busco aprobación de mis semejantes, en lo que respecta al cine me gusta tener mi propia idea sobre lo que ha sido ver una película. Se me ocurren ejemplos como la saga Crepúsculo que ha sido un éxito total en las salas de cine, o de Los Juegos del Hambre, que la crítica alabó hasta más no poder. Pareciera que detrás de los hilos de los grandes periódicos y revistas especializadas en la materia existe mucho tráfico de intereses en que una producción cinematográfica tenga éxito o no. El caso de John Carter, machacada por la crítica hasta más no poder, es algo que a veces no entiendo, porque yo la disfruté bastante. Y lo peor no es eso, sino que lo que vilipendiamos hoy quizás sean los clásicos del futuro. Se me ocurren dos películas de Brian de Palma que en mi opinión están muy bien: Scarface y Carlito’s Way, la primera fue destrozada por la crítica y la segunda pasó por debajo de la mesa y ahora casi que son películas de culto.

No niego que muchos críticos hagan su trabajo (o hobby) de manera honesta y de verdad tengan la genuina misión instruirnos a nosotros, los menos versados en el séptimo arte, sobre qué esperar o no de un director y/o un filme. Pero no hay que olvidar que al fin y al cabo son apreciaciones subjetivas del quehacer fílmico, y más allá de ser “la santa palabra” son solo eso, meras apreciaciones.

Con las nuevas tecnologías sociales cada vez más gente hace pública su opinión sobre cine. A mi en particular me gusta publicar alguno que otro comentario, sin esperar aprobación más allá de otros comentarios de aquellos con los que comparto mi opinión. Personalmente me desagrada un poco pensar que exista gente que espere saber lo que pienso antes de ver una película, ir al cine lo considero algo tan individual (aunque vayamos en grupos) que ir con ideas preconcebidas sería arruinarte la experiencia.

Por los motivos expuestos es que no hago ni puto caso a lo que los críticos tengan que decir del cine. Si voy a ver una película es porque me gusta el género, el director, los actores que participan o porque haya visto algo en el trailer que haya merecido mi atención. Porque al final todo se reduce a lo que te guste ver, por muy mal encuadrado, dirigido, actuado, dibujado, adpatado o enfocado que esté (según la crítica). Pero bueno, así como yo promulgo mi derecho de disentir vosotros también tenéis el vuestro para estar en desacuerdo conmigo.

Por cierto… ¡Feliz Día del Fin del Mundo!

Anuncios

2 pensamientos en “Cuando criticar es un arte

  1. Idebenone dice:

    A mí, particularmente me gusta mucho la combinación Terror con filmación en primera persona.Películas como The Blair Witch Project, Rec y Cloverfield me parecieron muy buenas, entretenidas y (en el caso de las 2 primeras que nombré) muy perturbadoras.Por todo esto, ayer decidí ir con unos amigos al cine a ver esta tan promocionada e inflada película del genero (en muchos lugares llamada como “la gran película de terror”) y la verdad que fue decepcionarte, no solo por los malos efectos, sobreactuaciones, estupidez y guapeza de los personajes (si yo veo en una filmación de mi casa que una tabla ouija se mueve sola y se prende fuego, no me alcanzarían las patas para salir corriendo, pero ellos no, se quedaban, seguían presenciando cosas raras y salían corriendo de la habitación como diciendo “vení demonio puto que te bajo los dientes”… todo muy poco creíble para una película que simula que en verdad pasó lo que vemos), sino por la pésima idea de publicitarla mostrándote en los avances todas las partes (entre comillas) “más aterradoras” de ésta, solo una escena no había visto anteriormente al cine, que creo que es la más lograda, la cual es cuando la gordis tetona es arrastrada.Y para rematar, la perla de la película fue el demonio con patas de pollo gigante y sombra de un tipo cualquiera… sin duda una película olvidable por donde se la mire… y mirá que la vi una muy buena sala con muy un excelente sonido.Igualmente, al que no la vio y lo quiere hacer, le recomiendo bajarla de internet y no gastar plata ni tiempo yendo al cine.Fueron 20 pesitos muy mal gastados.

  2. Wilson dice:

    No puedo negar que la película esta bien estructurada, todo esta debidamente planeado para que aumente la tensión conforme pasan los minutos, hasta llegar por fin al emocionante clímax que se siente más como alivio porque la cinta se termino. Quizás haya personas que se sientan identificadas con los sucesos porque no están tan fantasiosos: ¿cuántas veces no hemos escuchado pasos en la azotea? o ¿visto sombras desaparecer cuando uno voltea la cabeza?, lo que sucede es que lo que se nos presenta durante 90 minutos ahora vienen representando los 5 minutos de otra cinta de terror.

Si te apetece comentar algo, hazlo... pero recuerda hacerlo con el mayor de los respetos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

diciembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Histórico de entradas

Estadísticas

  • 55,011 visitas

Introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones.

Únete a otros 603 seguidores

El Autor

A %d blogueros les gusta esto: